Para acceder a estas funcionalidades es necesario estar registrado.

Menú

En 2018

¿Dónde están las oportunidades cuando se habla de renta fija?

2018-01-03 07:00:00

La liquidez que han inyectado los bancos centrales ha hecho que los inversores hayan tenido que dar un paso más en la escala de riesgo para buscar rentabilidad sobre todo en Estados Unidos en la que la FED lleva cuatro años inyectando dinero y por fin vemos un cambio en su política monetaria. ¿En qué deuda se puede invertir?¿Dónde se encuentran las oportunidades? Estas son algunas preguntas que se respondieron en el Fund Day de Bilbao.

Manuel Ardanza, Presidente de la Bolsa de Bilbao comienza la jornada del Fund Day en la Bolsa de Bilbao habla de la cultura financiera. En los países nórdicos está muy desarrollada la cultura popular mientras aquí en España todavía queda mucho por hacer teniendo en cuenta que la gente tiene el dinero en depósitos.  A nivel particular, y volviendo al caso nórdico, el hecho de que la población sepa lo que es renta fija, renta variable o deuda produce que un ahorrador se convierta en inversor y que a nivel macro  la sociedad es más rica, las empresas se financian a través del ahorro público en general. Para que esto funcione los mercados tienen que dar confianza y para esto tenemos la obligación de dar una batería de instrumentos de transparencia e información a los posibles inversores. Un mercado de valores para que funcione le hacen falta tres cosas: liquidez, liquidez y liquidez. Liquidez, transparencia pero sobre todo cultura financiera.

En cuanto a los mercados, el cambio en la política monetaria por parte de la FED es quizás este el mayor riesgo que tiene el mercado de cara a este próximo ejercicio. La FED seguirá con el objetivo de inflación en el punto de mira y seguirá cauta. Aunque lo más importante será saber si habrá continuidad o no con el que será el nuevo mandatario del organismo, Jerome Powell. Todo parece indicar que sí, que será continuista, lo que ha sido bien recibido por parte de los bonos. Sí que podría haber un punto de inflexión diferente al de Yellen que sería en relación a la regulación del sector bancario que tendría su impacto en la economía estadounidense. Durante el mandato de Obama se pusieron límites muy estrictos a la regulación bancaria, esto se criticó bastante por Trump y es posible que sea proclive a rebajar la regulación que hay en el sector, lo que podría dar impulso al sector financiero, reconoce Victoria Torre, de Self Bank.

Si la FED deja de comprar bancos americanos puede empezar a subir tipos y, mientras no los compre la FED lo harán los bancos y fondos de invesrión. Esto quiere decir, reconoce Ricardo Comín, Director de ventas de Vontobel AM que si la liquidez que tienen los bancos la utilizan para comprar bonos detraerán liquidez de los bancos, con lo que podrán dar menos crédito. Si efectivamente suben tipos, los bancos compran bonos y los bonos llevan a los bancos a dar menos crédito, el ciclo virtuoso de la economía americana – dar crédito para que siga creciendo – se podría parar. Esto es lo que no quieren que pase lo que hará que el organismo sea cauto.  A este experto le cuesta ver tres subidas de tipos para este 2018, habla de dos probables, y dependiendo de la inflación se realizará la tercera.

Con todo ello, si hablamos del mercado de renta fija americana, para un inversor europeo comprar dólar y hedgearla, supone una pérdida de rentabilidad del 2%. Desde otro punto de vista, Óscar Esteben, director de ventas de Fidelity reconoce optar más por el tramo largo que por el corto de la curva.  Por su parte, Vontobel no es positivo con gobierno - sólo en una cartera multiactivo y como refugio – y en la parte corporativa high yield no son muy positivos porque paga más pero tiene un rating menor que la Europea con lo que estás entrando en más riesgo porque te paguen más. Además, “el ciclo americano está mucho más avanzado que en Europa lo que quiere decir que la deuda de las compañías americanas es mayor, porque ha habido más crecimiento y han pedido más crédito, que los bonos corporativos europeos”.

En Europa, tenemos al BCE con un ritmo de reducción de compras más lenta y con la expectativa de que no sea hasta 2019 cuando se comiencen a subir tipos. La experta de Self Bank reconoce que se ha dado el primer paso se reducir el programa de compra de activos, un movimiento bastante gradual que debería dejar las cosas como están. “Tenemos que seguir pensando que sigue interviniendo con lo que el precio de algunos activos está distorsionado y es cierto que a veces es complicado encontrar los activos que nos puedan dar rentabilidad a un precio justo”. El experto de Fidelity cree que el crecimiento de Europa sigue siendo robusto pero todavía está muy soportado por los mercados financieros y el BCE con lo que no pueden quitar los estímulos. Por eso han reducido la cantidad que destinan a compras pero ampliándolo a septiembre de 2018 lo que será un buen soporte para la renta fija europea, sobre todo la corporativa.

Por su parte, Comín reconoce que estas compras suponen 270.000 millones de euros de compra deuda en los nueve primeros meses de 2018, que suben hasta 360.000 si son 12 meses. Si tenemos en cuenta las nuevas emisiones de deuda corporativa están valoradas en 240.000 millones, sólo un agente como el BCE estaría cubriendo todas las nuevas emisiones. “Nosotros creemos que la deuda corporativa europea es buena opción no por este motivo sino porque el ciclo económico corporativo es bueno. De hecho, por cada bajada de rating que ha tenido una compañía europea ha habido dos subidas de rating. Algo que ha pasado al revés en Estados Unidos”. Deuda como la italiana, que ha subido su rating, y los bancos italianos siguen pagando bien (más que la inflación). (Ver: Twenty Four Absolute Return Credit Fund: Rentabilidad Euribor + 250 puntos básicos y volatilidad por debajo del 3%)

En cuanto a la duración, si uno cree que van a subir los tipos, acortar la duración. Se habla mucho de la burbuja de renta fija y estos expertos creen que el gatillo que puede hacer que se desinfle es una subida muy fuerte de tipos. Si crees que hay subida muy fuerte de tipos, puede haber venta masiva de la deuda a los tipos a los que se está comprando ahora y podría explotar pero si no, no tiene por qué haber estallido de la burbuja.

En cuanto a los emergentes, hay tres maneras de comprar deuda emergente: la de compañías, que casi toda es high yield, y en cuanto a deuda de gobierno puedes comprar en divisa local o en divisa fuerte (euro, dólar o libra). Paga más la divisa local pero con ésta nos exponemos a una devaluación fuerte con lo que podemos tener incluso pérdidas. En este sentido, desde Vontobel ven más atractiva “la divisa fuerte pero haciendo selección no tanto por países sino por emisiones”. Por su parte, Fidelity cree que dentro de la búsqueda de retornos de cupones atractivos, la deuda emergente es una de las más atractivas. Geopolíticamente, Europa tiene más inestabilidad geopolítica que muchos países emergentes pero sólo por llevar esa palabra ya tienen que pagar un cupón mayor. Por eso, creen que el concepto general del inversor tiene que cambiar y empezar a incorporar la renta fija emergente dentro de sus carteras. “El gran problema de todo esto es la alta volatilidad que tiene esta inversión porque en el momento que haya subida de tipos de interés, la primera zona de la que huye el dinero es de esas regiones”, reconoce Esteban.(Ver: Fidelity European Larger Companies: "10,6% de rentabilidad anualizada en los últimos 10 años")

Y además hay factores coyunturales como que es población mucho más joven, que van a comenzar a consumir y además se ha demostrado que si hubiéramos invertido en el peor momento de la crisis en renta fija emergente de gobierno en moneda fuerte – junio de 2007- a día de hoy habríamos batido al comportamiento de la deuda americana y al S&P500 . Sólo por el efecto capitalización del cupón que están pagando tan alto. Y además, si las  subidas de tipos son por motivos como un poco de inflación y controlada, el efecto es un estrechamiento de los yields que es la mejor situación que se puede dar cuando se invierte en deuda emergente.

Por último, en cuanto a los riesgos que hay para este año, estos expertos hablan de los Bancos Centrales y sus políticas, una subida de tipos de interés más agresiva de lo esperado y la desaceleración en China.

Han participado:

*Fuente: Estrategias de Inversión