Para acceder a estas funcionalidades es necesario estar registrado.

Menú

Las negociaciones entre China y EEUU y el apoyo de Qatar a Turquía podría tranquilizar a los inversores

16/08/2018 - 09:50

Juan J. Fdez-Figares (Link Securities) | Lo que parecía que iba a ser una sesión tranquila, con la lira turca estabilizándose y las bolsas europeas abriendo al alza, acabó de forma muy negativa para la renta variable de la región, cuyos índices acabaron el día con fuertes caídas, lastrados por los valores de los sectores más expuestos al ciclo económico, algo que también ocurrió por la tarde con los estadounidenses, aunque estos fueron capaces de reducir las pérdidas durante las últimas horas de la sesión.

Así, los valores relacionados con las materias primas, el petróleo, los industriales, especialmente los del sector del automóvil, y los tecnológicos sufrieron ayer fuertes descensos, en muchos casos provocados por la caída del precio de las materias primas minerales –el del cobre cedió un 4% y ya ha entrado en mercado bajista al caer más del 20% desde su último máximo–.

Todo parece indicar que los inversores, ejerciendo la crisis turca como toque de atención, han comenzado a temer por la ralentización del crecimiento mundial, siendo China la principal preocupación. Cabe recordar que a principios de semana se publicó una batería de cifras macro en este país –ventas minoristas, inversión en capital y producción industrial, correspondientes al mes de julio– que estuvieron bastante por debajo de lo esperado, y que apuntaban a una ralentización de crecimiento económico en este país, ralentización que los inversores temen puede ir a más si la “guerra comercial” con Estados Unidos no se reconduce en el corto plazo. De hecho, y es algo que hasta el momento los inversores habían optado por obviar, tanto la Bolsa china como la divisa del país llevan semanas cayendo, habiendo entrado los principales índices chinos en mercado bajista hace ya algún tiempo. Además, los inversores temen que la crisis turca pueda extenderse a otros países en vías de desarrollo, algo que seguimos no teniendo muy claro, y pueda derivar en una crisis global que arrastre como pasó a finales de los 90 a estas economías. En este sentido, señalar que el nivel de reservas de divisas de la mayoría de ellas es ahora muy superior a entonces, aunque algunos países sí muestran importantes desequilibrios, especialmente en sus balanzas por cuenta corriente.

Además, ayer la publicación de resultados trimestrales no ayudó, siendo especialmente llamativos los del gigante tecnológico chino Tencent, que por primera vez en más de diez años presentó una caída en sus resultados. En Wall Street, por su parte, fueron muy mal recibidos los de la compañía de distribución minorista Macy’s, cuyas acciones cedieron al cierre el 16%.

Por tanto, y de golpe, ayer se conjuntaron de golpe una serie de factores muy negativos para los intereses de la renta variable, provocando fuertes caídas de estos activos. Tanto en Europa como en Wall Street, los valores de los sectores de corte defensivo sirvieron de refugio, comportándose “menos mal” que el resto, aunque ello no impidió que índices como el Dax alemán, el Ibex 35 o el FTSE Mib hayan entrado en territorio de corrección, al haber cedido más de un 10% desde sus últimos máximos. No obstante, recordar que este tipo de movimientos bruscos en los índices suelen ser frecuentes en verano, cuando los volúmenes de contratación son más reducidos. Para sacar conclusiones más precisas del estado real por el que pasan los mercados de valores habrá, por tanto, que esperar a que vuelvan de vacaciones muchos inversores.

Hoy entendemos que la noticia de que el Gobierno de China va a enviar una delegación a Estados Unidos para retomar las negociaciones en materia comercial debe servir en un principio para calmar el ánimo de los inversores. Además, el apoyo económico mostrado por Qatar a Turquía –pretende invertir 15.000 millones de dólares en el país– puede servir a corto plazo para estabilizar los mercados financieros turcos al ser una evidente muestra de confianza en el futuro de esta economía. Así, esperamos una apertura al alza de los mercados europeos, con los valores de corte cíclico intentando rebotar tras el duro castigo recibido ayer.

*Fuente: Consenso del Mercado