Para acceder a estas funcionalidades es necesario estar registrado.

Menú

Análisis del oro

El impacto de las turbulencias comerciales y las tensiones en Oriente Medio en el oro en 2020

2020-01-15 08:50:00

Terminamos 2019 con una crisis evitada: los aranceles entre EE. UU. y China que se suponía aumentarían el 15 de diciembre se cancelaron cuando ambos países llegaron a un acuerdo comercial de "fase uno". Pero cuando 2019 llegó a su fin y comenzó 2020, surgió una crisis que se había estado gestando durante algún tiempo en segundo plano: las tensiones entre EE. UU. E Irán aumentaron a niveles no vistos desde 1979.

El Oro se mantuvo resistente cuando los temores comerciales disminuyeron pero se aceleraron cuando comenzó la crisis iraní. El metal precioso aumentó hasta los 1.593 dólares/onza el 7 de enero de 2020, frente a los 1.461 dólares/onza del 9 de enero de 2019.

Creemos que las tensiones en Oriente Medio y las fricciones comerciales continuarán respaldando los precios del oro durante 2020. Los riesgos que destacamos en el informe "40 años de tensa tensión entre Estados Unidos e Irán en el Golfo Pérsico" se están desarrollando. Dado que el acuerdo de fase uno entre Estados Unidos y China basado en un conjunto limitado de asuntos no aborda realmente el alcance total de las quejas que Estados Unidos tiene respecto a China, no es sorprendente que los mercados de oro sigan siendo cautelosos sobre el progreso en el conflicto comercial. De hecho, un acuerdo lo suficientemente bueno por ahora podría detener el progreso en otras fases hasta después de las elecciones presidenciales en los Estados Unidos (noviembre de 2020). Peor aún, una Administración Trump reforzada, que declara una victoria prematura sobre China (después de declarar victorias comerciales sobre México, Canadá y varios países asiáticos), podría agudizar el enfoque en su déficit comercial con Europa en 2020, lo que aumenta el riesgo de desaceleración económica en 2020. En "Market Outlook 2020: Trade truce or trade Armageddon?", dijimos que las perspectivas del oro y otros activos dependerá en gran medida de la dirección de las negociaciones comerciales. Ese sigue siendo el caso: aunque sabemos que se han evitado algunos aranceles, en ausencia de un acuerdo comercial integral firmado, el proteccionismo comercial podría aumentar o disminuir a medida que continúen las negociaciones.

Nuestro modelo interno indica que los precios del oro están listos para subir más en 2020. El metal podría terminar el año alrededor de los 1.640 dólares/ onza. Esta visión se basa en las previsiones consensuadas de los rendimientos del Tesoro, la cesta del dólar, la inflación y los pronósticos conservadores para el posicionamiento especulativo en futuros de oro. Sin embargo, si las tensiones en Oriente Medio persisten o el proteccionismo comercial queda fuera de control y las autoridades monetarias tienen que recurrir a la utilización de herramientas radicalmente nuevas, podríamos ver que el oro aumenta a más de 2.000 dólares / onza. Por el contrario, si las fricciones comerciales se resuelven amigablemente, el oro podría terminar 2020 en torno a los 1..470 dólares/ onza.

En el informe “Gold: how we value the precious metal”, explicamos cómo caracterizamos el comportamiento pasado del oro, y si el oro se comporta de manera consistente en el futuro, podemos pronosticar la trayectoria futura del metal si tenemos una visión de sus impulsores clave . Aquí están nuestros pronósticos en diferentes escenarios:

Previsiones sobre el precio del oro

Riesgo de las distintas inversiones financieras

Resumen de previsiones sobre el oro: en la encrucijada

Tal y como apuntábamos en “Market Outlook 2020:  Trade truce or trade Armageddon?”, la economía mundial está en una encrucijada. Desde que escribimos ese artículo, sabemos que hemos llegado a un acuerdo comercial de "fase uno" entre Estados Unidos y China, que eliminó el riesgo inmediato de que los aranceles aumenten en el muy corto plazo. Sin embargo, ese riesgo ha sido reemplazado por un riesgo de confrontación militar entre EE. UU. e Irán, lo que ha impulsado la recuperación del oro en el último mes. Si las fricciones comerciales globales continúan resolviéndose de manera amistosa, podríamos continuar viendo una recuperación en diversos activos cíclicos. Un mercado de riesgo en su sentido amplio generalmente no favorecería el oro. Ese es nuestro escenario bajista (bearish). Por el contrario, si vuelven a escalar las tensiones comerciales, posiblemente por un fracaso para avanzar más allá de la primera fase de acuerdo, podrían volver los temores a un estancamiento de la economía. Podríamos ver una fuerte reacción política ante los temores de una recesión manufacturera que impactarían en la economía global. Teniendo en cuenta lo limitado del espacio de política monetaria actual, es probable que se utilicen nuevas herramientas monetarias y una política fiscal más amplia. Esto podría asustar a los inversores, aumentando la demanda de activos de refugio como el oro. Si persisten las tensiones en Oriente Medio la inquietud de los inversores podría también agravarse. Ese es nuestro escenario alcista (bullish). Pero no sabemos en qué dirección van a cambiar las cosas. En un año con elecciones presidenciales en EE. UU., creemos que es probable que el país se incline a mantener las conversaciones comerciales en curso con China para evitar que su economía caiga en una recesión, pero eso no está garantizado. Además, las promesas anteriores de Trump de mantener a EE.UU. fuera de conflictos militares innecesarios, podrían conducir a una disminución de la tensión a medida que se acerquen los comicios. Los comentarios del presidente de EE.UU. antes de llegar a la primera fase del acuerdo indican que está dispuesto a esperar hasta después de las elecciones presidenciales para que se cierre un acuerdo completo. Como caso base, tomamos los pronósticos de consenso para todas las entradas macro y luego reducimos el posicionamiento especulativo a 120.000 contratos (una cifra considerablemente más baja que los niveles elevados actuales, pero ligeramente por encima del promedio histórico). Eso refleja las preocupaciones actuales sobre la tensión iraní y la disminución del comercio mundial.

Escenario bajista sobre el oro

En este caso, la Reserva Federal aumenta los tipos a medida que se evita una crisis económica, revirtiendo los recortes en 2019. Los rendimientos del Tesoro aumentan ya que parece que estamos en el camino de la normalización de los tipos. La inflación baja a medida que se endurece la política monetaria y se reducen los aranceles (de lo contrario, los aranceles habrían aumentado el coste de los bienes de consumo). El posicionamiento especulativo en el oro cae considerablemente a medida que se evita la política monetaria experimental y el dólar estadounidense se suaviza a medida que disminuye la demanda de activos refugio.

Escenario alcista sobre el oro

En el caso alcista, la relajación de la política de la Fed es la respuesta a los temores a una recesión, lo que reduce los rendimientos del Tesoro. La inflación aumenta a medida que los aranceles aplicados a los bienes importados aumentan el coste de la cesta de bienes de consumo. Además, el mercado teme que la inflación pueda aumentar sustancialmente en el futuro como reacción a una política monetaria no convencional. El dólar estadounidense se aprecia junto con otros activos refugio como el oro. El posicionamiento especulativo en oro sigue siendo tan elevado como en septiembre de 2019, lo que refleja la ansiedad y los temores generalizados sobre el nuevo paradigma monetario y económico además de la tensión actual en Irán.

¿Por qué el posicionamiento especulativo está actualmente elevado? ¿Durará?

Una de las diferencias clave entre nuestros escenarios base, bajista y alcista  es el sentimiento de los inversores hacia el oro. En este momento, el posicionamiento en los futuros del oro se eleva después de alcanzar un máximo histórico en septiembre de 2019. ¿Por qué el sentimiento es tan alto y qué podría mantenerlo allí?

Posicionamiento especulativo en futuros sobre el oro

El posicionamiento en futuros de oro se ha mantenido en más de 250 mil contratos netos durante 28 semanas. Ese es el período de tiempo más largo registrado (anteriormente en 2016 había estado por encima de ese nivel durante 21 semanas). La lectura más reciente de 351.088 contratos netos (a 31 de diciembre de 2019) es la cuarta más alta registrada, y las otras tres lecturas más altas tuvieron lugar en agosto y septiembre de 2019, en el pico de las tensiones comerciales entre EE.UU. y China. Los mercados están claramente nerviosos por las tensiones en Oriente Medio. La combinación de la ansiedad comercial y miedo a la confrontación militar en Irán ha atraído a los inversores hacia el oro. A pesar de que los activos cíclicos como las acciones están funcionando bien, los inversores están construyendo sus coberturas mediante oro. La confrontación militar es la razón del aumento más reciente en el posicionamiento en el metal, pero incluso si este factor disminuye, es poco probable que el nerviosismo comercial se evapore fácilmente este año. La pura imprevisibilidad de las elecciones de los responsables políticos y las graves consecuencias de que las apuestas políticas salgan mal están afectando el sentimiento de los inversores. No es que los inversores esperen que las cosas salgan mal como un caso base, pero el riesgo es alto y las consecuencias son graves, por lo que tiene sentido construir coberturas.

Poniendo un poco más de color en esto: ¿qué sucede si las guerras comerciales se descontrolan y los responsables políticos tienen que reaccionar? Sabemos que la política monetaria tradicional se ha llevado a sus límites y, por lo tanto, es posible que deban implementarse medidas menos convencionales. ¿Qué forma podría tomar esa política no convencional? ¿Podría aumentar los desequilibrios aparentes que ya existen en la economía o resolverlos? ¿Podrían las reformas estructurales muy necesarias en las economías en proceso de envejecimiento y desaceleración volver a quedar en segundo plano a medida que los proyectos más avanzados ocupan todo el espacio político y los presupuestos? El Banco Central Europeo y la Comisión Europea cuentan actualmente con nuevos líderes. Con esto podría venir un período de pensamiento creativo en las instituciones políticas de Europa. El BCE está llevando a cabo una revisión estratégica y algunos especulan con que podrían adoptarse medidas más creativas al final del proceso. Podría resultar que las nuevas herramientas ni siquiera son necesarias si la economía da un giro al alza, pero al igual que en la Gran Crisis Financiera de 2008, las nuevas herramientas podrían verse con desconfianza. El oro es a menudo el primer recurso en tiempos de incertidumbre del mercado.

Desafortunadamente, la respuesta a la pregunta de durante cuánto tiempo el posicionamiento especulativo seguirá siendo elevado está, por lo tanto, vinculada a cuánto tiempo permanecerán la incertidumbre comercial, las preocupaciones sobre conflictos militares (y otros riesgos geopolíticos). Para eso no tenemos una respuesta clara, pero esperamos que nuestros escenarios proporcionen información sobre lo que podría sucederle al oro si el posicionamiento cayera o permaneciera elevado.

*Fuente: Estrategias de Inversión