Para acceder a estas funcionalidades es necesario estar registrado.

Menú

FONDOS DE PENSIONES

El mayor fondo de pensiones del mundo ha tenido graves problemas

2020-08-14 12:00:00
news

El mayor fondo de pensiones del mundo llegó a perder 146.647 millones de euros entre enero y marzo de 2020.

Con la incorporación de Miyazono, su  nuevo presidente,  la situación ha cambiado.

Fondo de pensiones de Japón

GPIF es el acrónimo del Fondo de Inversión de Pensiones del Gobierno de Japón, el mayor fondo de pensiones del mundo. Dicho fondo cuenta con 162,1 billones de yenes (1,5 billones de dólares) en activos.

Este fondo registró una pérdida histórica durante el crash de febrero, llegó a perder 146.647 millones de euros, entre enero y marzo de 2020 para terminar el primer semestre del año con beneficios, los mayores de su historia.

Fondo de pensiones japonés

Su actual presidente, Masataka Miyazono, dijo que: “el fondo está analizando un rango de deuda externa mientras busca rendimientos estables en mercados gravemente afectados por las consecuencias de la pandemia."

Miyazono asumió el cargo de presidente en un momento muy difícil, pocos días después del crash de febrero, y desde ese momento la recuperación del fondo ha sido brillante. En una de sus primeras apariciones públicas anunció la pérdida récord de 17,7 billones de yenes del fondo, pérdida muy grave teniendo en cuenta que es el principal fondo de pensiones del país.

El hecho es muy importante, ya que Japón es un país donde la edad media de sus habitantes es de 84,21 años, con una tasa de natalidad muy reducida. El número estimado de bebés nacidos en el país en 2019 cayó a 864.000, el más bajo desde que comenzaron los registros en 1899, según un informe publicado el martes por el Ministerio de Salud, Trabajo y Bienestar.

En consecuencia, Japón es una nación muy envejecida, con más del 20% de su población con una edad superior a 65 años. El hecho de que el mayor fondo de pensiones del país sufriera tanto con el crash mundial se puede calificar como muy grave y realmente preocupante de cara al cobro de las pensiones.

Para reconducir la situación, Miyazono dijo: "Vamos a incrementar la sofisticación de nuestra inversión, mientras monitoreamos de cerca el riesgo-retorno. Además de los bonos soberanos extranjeros, también hay que considerar la deuda hipotecaria y la deuda corporativa.”

Entre las opciones del GPIF podría estar la redistribución de fondos depositados en bonos del Tesoro a corto plazo en activos de mayor riesgo, así como en deuda europea tras el acuerdo de la Unión Europea sobre un fondo de recuperación.

Los tres meses desde que Miyazono preside el fondo, han coincidido con que el fondo realizó sus mayores cambios en la asignación de activos en años, pero él considera que: “Los mercados son volátiles en este momento, por lo que la administración del fondo resulta mucho más complicada, pero que al ser el carácter del fondo, inversión a largo plazo, la clave es permanecer fiel a su cartera básica, tras haber sido modificada”.

También dijo que: "Si el entorno cambia, es posible que tengamos la oportunidad de revisar nuestra posición", dijo, "pero no estamos en esa situación en este momento".

Curso Ichimoku Nivel Experto

Siga la actualidad de los mercados en La Bolsa Hoy

 

*Fuente: Estrategias de Inversión